El presidente Trump expresó su firme apoyo a los esfuerzos del presidente Macri por transformar la economía de Argentina. Los dos líderes subrayaron la necesidad de mantener la presión contra el régimen en Venezuela, menciono la Casa Blanca en un comunicado público.

Durante la charla de unos diez minutos, Trump apoyó las negociaciones que Argentina inició con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Macri le agradeció el respaldo del subsecretario del Tesoro David Malpass, según precisó el gobierno argentino. Es singular que Trump, el impulsor de “América primero”, tuviera semejante gesto de apoyo para un mandatario sudamericano enredado con problemas económicos.

Sin embargo muchas personas establecen la rareza del acontecimiento ya que este gesto ocurrió después que el gobierno de Macri sugiriera que los problemas del peso argentino están vinculados a decisiones de Washington, que cambiaron el contexto internacional. Las tasas de interés en Estados Unidos han subido notablemente y las monedas se están depreciando contra el dólar, comentario que sostuvo la semana pasada el ministro argentino de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Pueden que aún no haya pasado el más desfavorable de los escenarios.

Aunque los problemas de fondo están lejos de solucionarse, muchos en Argentina creen que la peor parte de la turbulencia ya pasó. El dólar bajó el martes y el miércoles se mantuvo estable por primera vez en dos semanas. Esto debido a que el Banco Central y el ministerio de Finanzas intervinieron con fuerza en los mercados ubicando y renegociaron la deuda local, se inyectó dólares al mercado y emitieron nuevos bonos en pesos.

Sin embargo quedan las preguntas sobre las consecuencias de lo ocurrido cuánto se disparará la inflación, cuán deterioradas quedaron la capacidad de respuesta y la credibilidad del equipo económico, qué impacto tendrá sobre la popularidad de Macri. Por otra parte cuán fortalecida queda la oposición y  qué será lo que tendrá que hacer el gobierno para cumplir los requisitos del FMI para recibir un préstamo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *