Como los cartuchos fonográficos, los auriculares y los altavoces, el micrófono es un transductor, en otras palabras, un dispositivo capaz de transformar o convertir energía. Detecta energía acústica (sonido) y la transforma en energía eléctrica equivalente. Amplificado y transferido al altavoz o al auricular, el sonido captado por el transductor del micrófono debe salir del transductor del altavoz sin cambios significativos.

¿Cómo funciona un micrófono?

Aunque hay muchas formas de convertir el sonido en energía eléctrica, nosotros nos centramos en los dos métodos más populares Estos son los tipos de micrófonos que se encuentran más a menudo en estudios de grabación, retransmisiones, en la producción de películas y en escenarios para refuerzo de sonido en vivo.

¿Por qué es importante la selección del micrófono?

El micrófono, por su naturaleza, se sitúa en la primerísima línea de la mayoría de los sistemas de sonido y aplicaciones de grabación. Si el micrófono no captura el sonido de manera clara y precisa, y con poco ruido, incluso los mejores componentes electrónicos y altavoces que se sitúan detrás serán incapaces de generar un sonido óptimo. Por lo tanto, resulta muy importante invertir en micrófonos de calidad, para de esta forma maximizar el potencial de rendimiento del sistema de sonido.

La comparación de los micrófonos con los altavoces puede ayudar a comprender su funcionamiento. Los micrófonos dinámicos son similares a los altavoces convencionales en muchos aspectos. Ambos tienen un diafragma (o cono) con una bobina de voz (una larga bobina de hilo conductor) fijado junto al vértice. Ambos disponen de un sistema magnético con la bobina en su espacio intermedio. La diferencia está en cómo se utiliza. Con un altavoz, la corriente fluye desde el amplificador a la bobina. El campo magnético creado por la corriente que fluye a través de la bobina de voz interactúa con el campo magnético del imán del altavoz, forzando a la bobina y al cono a moverse hacia adelante y hacia atrás, generando la salida del sonido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *