La imagen personal es la construcción de una expresión externa encargada de reflejar el pensamiento, valores, creencias, cuidado personal, entre otras cualidades que marcan su actuación en su forma de hacer y ser en cada actividad o situación a nivel personal y profesional. Para tener una imagen personal atrayente, se deben cuidar todos los aspectos de nuestra actuación y presencia, mediante el estudio, observación, práctica y cuidado personal, logrando así una personalidad influyente.

Cada día, el tema de la imagen personal se vuelve crucial en los negocios y los proyectos de vida. Esto ha hecho que se incrementen las personas que acuden a los especialistas o asesores de personalidad para moldear todo el comportamiento en distintas situaciones, aun en los momentos más críticos de elevada emocionalidad.

La imagen personal es un estilo, que se adapta según los ambientes donde se debe acudir, debido a los patrones sociales establecidos, no es lo mismo acudir a la oficina, al deporte, a una reunión de negocios, a una cita o estar en el seno familiar. Cada uno de ellos son ambientes distintos donde la presencia y el cuidado personal cuenta, para lograr los objetivos o metas trazadas en nuestras vidas, logrando dejar la mejor impresión frente a los semejantes.

Lo que transmite la imagen personal

Tenemos, entonces, que la imagen personal transmite información y lo hace mediante ciertos códigos, que los especialistas en asesoría personal toman en cuenta. Estos códigos son; imagen externa, expresión, saber, estar o habilidades sociales, actitud y cuido personal. Una de las reglas básicas y principal en este aspecto es conocerse y aceptarse. Ese es el elemento importante y clave para transmitir el carácter, la personalidad y seguridad en cualquiera de los códigos anteriormente nombrados.

El segundo paso que se debe conocer y dominar, es cada uno de los elementos que conforman la imagen personal, como lo es la imagen externa, la cual va más allá de la belleza exterior, el buen vestir, uso de maquillaje adecuado, esta imagen debe adecuarse al ambiente donde nos corresponde estar en determinado momento de la existencia.

Otros elementos son la vestimenta y accesorios, cabello, maquillaje, perfumen, higiene personal, expresión facial, expresión verbal y no verbal, coherencia del gesto, la sonrisa y mirada, puntualidad, saludo, trato social y conversación. La actitud y el comportamiento que utiliza en cada una de las acciones, es la huella que cada quien deja en sus relaciones personales y profesionales. El aspecto físico, el vestuario, el lenguaje, los gestos, las expresiones, los movimientos, los modales y la actitud. En fin, el cuidado personal son fundamentales para configurar la imagen personal.

Un tercer paso a considerar, es estar claro lo que se quiere lograr y donde la armonía de los elementos anteriores deben ser coherentes con sus pensamientos. Finalmente, en la actualidad, en una sociedad que cambia constantemente de manera rápida y en algunos casos de forma violenta, desarrollar una personalidad, junto a un cuidado personal que, sumado a otras características, crean una imagen personal, convirtiéndose en una marca que adquiere valor y respeto donde se desempeñe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *