La espiritualidad es muy importante para algunas personas. Sentirse cerca de su Dios, de cualquier manera que sea posible, es parte fundamental de la vida y en cierto modo pasa a formar parte de los elementos que conforman la misma.

Es bien sabido que la oración es la forma más común, pero a la vez más efectiva de sentirse cerca de Dios, ya que ésta es una forma de conversar; de mantener cualquier especie de comunicación con ese ser celestial que ansiamos, nos esté escuchando.

Uno de los ritos más sagrados, es el momento de las oraciones para bendecir la mesa. El momento de bendecir la mesa y la comida, así como las manos que hicieron la misma, es uno de los momentos en los que se expresa una mayor gratitud hacia Dios.

Ser agradecido es lo mínimo que todo cristiano debe hacer para ser merecedor de la Gracia Divina, y además es un buen punto de inicio para ganar el Paraíso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *