Van Dijk

El árbitro rumano Ovidiu Hategan fue consolado por el defensa Liverpool Virgil van Dijk después del empate 2-2 de Holanda con Alemania este lunes.

Se entiende que el oficial de 38 años había descubierto que su madre había muerto durante la preparación del partido. Aun así, el árbitro saco fuerzas para continuar con su trabajo.

Van Dijk mostro su lado humano al abrazar el emocional árbitro Hategan en el momento del pitido final. “Ese hombre se derrumbó”, dijo Van Dijk. “Le deseé fuerza y le dije que, sin embargo, hizo su trabajo muy bien.  No fue gran cosa, pero espero que le haya ayudado “.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *